TPL_ON

 Compartimos el texto enviado por DiPaz (diálogo intereclesial por la paz) reclamando el cese bilateral del fuego en Colombia. Esta carta fue apoyada por un gran número de organizaciones eclesiales y ecuménicas. Entre ellas está AIPRAL y la CMIR.

 

Bogotá 6 de julio de 2015
Señor
Juan Manuel Santos
Presidente de Colombia
Señor
Humberto de la Calle
Jefe negociador del Gobierno en la Habana
Señor
Timoleón Jiménez
Comandante de las Farc – Ep
Señor
Luciano Marín
Jefe negociador de las Farc-Ep
Urge un cese bilateral al fuego en Colombia.

Resultado de imagen para diPaz colombia
“Hoy pensando en el bien común, necesitamos imperiosamente que la política y la economía en diálogo se coloquen decididamente al servicio de la vida, especialmente de la vida humana” (Papa Francisco, Laudato Si, parágrafo 189)
“Los acuerdos de paz son a menudo precarios, provisionales e inadecuados. Los lugares donde se declara la paz aún pueden estar llenos de odio. Reparar el daño de la guerra y la violencia puede llevar más tiempo que el conflicto que lo causó. Pero lo que hay de paz a lo largo del camino, aunque sea imperfecta, es una promesa de las grandes cosas que nos esperan” (Llamamiento Ecuménico a una Paz Justa, 15, Consejo Mundial de Iglesias. 2011).

TPL_COM_CONTENT_READ_MORE_TITLE
TPL_ON

La Alianza de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de América Latina (AIPRAL) quiere expresar por medio de esta carta su solidaridad y oración para con el pueblo guatemalteco.

Con respeto, cariño y admiración vemos cómo diferentes espacios sociales organizados han expresado su voluntad de poner límite al presente sistema político en el que parece que se ha enquistado un aceitado sistema de corrupción.

 

 

Desde nuestra fe cristiana, evangélica y reformada entendemos que los gobernantes son llamados a sus cargos para servir al pueblo, especialmente las personas más débiles y más necesitadas y no para usufructuar de su espacio de poder delegado por el pueblo. Jesús mismo advirtió a sus discípulos de la tentación que significa el poder y recordó la acción de servicio que necesariamente debe acompañar cualquier posición de autoridad (Marcos 10:41-45).

TPL_COM_CONTENT_READ_MORE_TITLE